Ir al contenido principal

20 años solos en la oscuridad. Tributo a Alone in the Dark

Recuerdo perfectamente la primera vez que oí hablar de Alone in the Dark. Fue en las páginas de una revista hace años desaparecida llamada OK PC.

Me impresionaron sus gráficos poligonales, sus diferentes cámaras, los monstruos... pero sobre todo la imagen de Edward Carnby, el protagonista, recorriendo a pie el camino de entrada a la mansión Derceto. Aquella escena absolutamente atrayente, evocadora del mayor de los misterios, me cautivó. La tengo grabada en la retina como una de las más influyentes en mis 25 años como jugador.

En este 2012 se cumplen 20 años del lanzamiento de Alone in the Dark, y he pensado que un título tan importante en la corta historia de nuestra afición se merecía un pequeño post a modo de tributo.


Historia

Jeremy Hartwood, conocido y reputado pintor, se suicida ahorcándose en el desván de su vieja casa. Los que lo conocían aseguran que pasaba por muy malos momentos, y hay quien afirma que se estaba volviendo loco. Sus últimos cuadros mostraban paisajes aberrantes, criaturas grotescas y escenas carentes de sentido.

¿Una genial mente desquiciada? ¿Una celebridad consumida por la fama? Lo cierto es que los muros de Derceto asustarían a cualquiera...


Alone in the Dark nos puso en la piel de Edward Carnby, investigador privado en apuros económicos que acepta un cheque de 100 pavos por hacer inventario de las numerosas obras de arte que sin duda aún se guardan en el interior de la mansión; pero también podíamos elegir a Emily Hartwood, sobrina del pintor, motivada por el ánimo de limpiar el nombre de su tío, convencida de que tras su suicidio había mucho más de lo que parecía a simple vista.

Con estas premisas, asistimos a una de las historias más profundas y brillantemente narradas que podemos encontrar en un videojuego. No en vano la mayoría de los numerosos relatos y pasajes que nos guían están basados en la obra del genial escritor H.P. Lovecraft, así como algunas de las criaturas y localizaciones.

La estructura argumental y la mecánica de ir encontrando diferentes escritos para atar cabos (que a su vez nos revelaban pistas para resolver situaciones) son ya parte ineludible de la historia jugable.

No está muerto lo que puede yacer eternamente...


Técnica

Alone in the Dark fue un absoluto referente técnico en su momento. En la edad dorada de las aventuras conversacionales, cuando estábamos acostumbrados a gráficos preciosistas; pero en 2D; este título se adelantó a su tiempo presentado un entorno perfectamente recreado (pre-renderizado, es verdad), con personajes 3D totalmente poligonales y multiples cámaras por estancia que se iban alternando para acomodarse a los movimientos del avatar.


Seguro que estáis aburridos de ver juegos que siguen este patrón; así que pensad hasta que punto fue influyente su modelo.

Además, presentaba unos efectos de sonido excepcionales, en los que los ecos de nuestras pisadas resonaban con matices perfectamente diferenciables en función de la superficie en la que estuviéramos, e inquietantes murmullos de las partes más escondidas de la mansión nos llegaban a través de las paredes.


Mito


Pero sin duda, mucho más que por su historia o su factura técnica sin parangón, Alone in the Dark es recordado como el creador de un género, el primero de lo que hoy conocemos como Survival Horror.

Sí, este título sentó las bases de Resident Evil, Silent Hill y toda la hueste de franquicias similares que durante todos estos años nos han acompañado.

La saga Alone in the Dark hace tiempo que perdió el rumbo, tal vez desde su primera secuela; otras han conseguido mantenerse en plena forma a lo largo de los años, y han eclipsado totalmente al título de Infogrames; pero Edward Carnby y Emily Hartwood fueron los primeros, los que nos abrieron la puerta al horror trepidante y lleno de acción.

Así deben ser recordados.


Este post fue originalmente publicado por mi en los foros de Meristation en 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rabia contra la agonía de la luz

Me gustaría poder decir otra cosa; pero lo cierto es que no fue hasta Bloodborne , bien entrado el año 2015, que me metí de lleno en la obra de Hidetaka Miyazaki . Recuerdo el boca a boca de Demon's Souls , recuerdo lo que me costó hacerme con mi copia para PS3 , y también recuerdo como lo dejé de lado tras muy poco tiempo, frustrado y convencido de que se trataba de un juego mecánicamente roto y totalmente injusto para el jugador. Una suerte de obra de nicho para masoquistas; pero no algo que yo pudiera apreciar y mucho menos disfrutar. Con estas premisas no fue raro que pasara olímpicamente de Dark Souls . Simplemente el juego no entraba en mis planes. En aquella época Skyrim y, sobre todo, Battlefield 3  centraban mi atención. Como digo, hubo que esperar a 2015, con cambio generacional incluido, para que volviera a interesarme por el trabajo de From Software . Fue tangencialmente. No seguí el desarrollo de Project Beast. Tampoco estuve pegado a youtube viendo presentaciones de c

El abismo nos devuelve la mirada

Ahora que ha pasado un tiempo prudencial tal vez sea el momento de dedicar unas líneas a The Last of Us Part II . El hype es muy mal compañero de viaje, y muchas veces tendemos a sobre-reaccionar cuando tenemos una idea muy clara de como deberían ser las cosas. Nos decimos a nosotros mismos que somos un público informado; pero la verdad es que nos estamos volviendo un poquito gilipollas. Hemos perdido de vista que un autor es dueño de su obra, y puede plasmar en ella lo que quiera. No voy a entrar a valorar la polémica sobre la orientación sexual de los personajes, estamos en 2020 por si alguien no se ha enterado; pero sí quiero avisar de que el texto a continuación contiene spoilers , así que leedlo con responsabilidad. De todos modos, si a estas alturas no has completado el juego supongo que tampoco te interesaba mucho. The last of Us Part II es un juego complicado. No por que sea mecánicamente desafiante. Es complicado porque es difícil de digerir. Es una obra de autor, toma decisio

Escribir en tiempos de Twitter

Escribir es un ejercicio de higiene mental. Terapéutico. Las ideas, desordenadas en la cabeza, se hilvanan y relacionan entre sí, para finalmente expresarse de forma limpia y clara. Cuando uno relee lo escrito, muchas veces ve que lo que en su cabeza tenía sentido, sobre el papel es algo desestructurado e ininteligible. Otras veces sencillamente nos damos cuenta de que hemos escrito una parida de impresión. Esto nos permite volver a dar forma a nuestros pensamientos, replantearnos cosas, y en definitiva reflexionar. Al final, si hemos conseguido escribir algo con un mínimo de coherencia, será el resultado de un proceso de maduración personal, lo que a la postre es también una muestra de respeto ante aquellos que van a leernos. La vida me ha llevado por derroteros técnicos; pero siempre me gustó escribir. Cuando de niños en clase de Lengua Castellana nos mandaban hacer una redacción,  -La madre Dionisia era una jueza implacable-  mis compañeros resoplaban y escribían de mala gana, mient