Ir al contenido principal

Como combatir los mareos en Realidad Virtual

Tras unos comienzos algo dubitativos, la Realidad Virtual (VR o Virtual Reality en inglés) está viviendo en los últimos tiempos una época de gran actividad. El año pasado asistíamos al lanzamiento de una nueva generación de visores -Oculus Quest, Oculus Rift S, Vive Cosmos y Valve Index- y más recientemente se han publicado algunas producciones de muchos quilates, capitaneadas por un impresionante Half-Life Alyx.

En este escenario, y por qué no decirlo, condicionados también por las peculiares circunstancias en las que nos ha puesto a todos la pandemia global, estamos viendo como los visores de VR se agotan en todos los comercios de manera sistemática en cuanto se ponen a la venta. Así las cosas, mucha gente nueva llega a este medio y experimenta la VR por primera vez... con dramáticas consecuencias. Vértigos, mareos y sensación de malestar están a la orden del día, provocando mucha frustración y el sentimiento de no haber gastado correctamente nuestro dinero.


Antes de empezar, expliquemos en que consiste el problema de los mareos en VR -lo que se denomina en inglés motion sickness- ya que es común caer en el tópico de comparar las molestias que produce la VR con las que se experimentan en un coche u otro medio de transporte. Un mareo es un mareo; pero aunque no sintamos nauseas en el autobús, podemos perfectamente sentirlas con nuestro visor VR, ya que las bases son diferentes. En un vehículo nos mareamos porque nos estamos moviendo, y el oído interno lo sabe; pero nuestros sentidos le dicen al cerebro que no es así. En VR sucede justo al contrario, permanecemos quietos pero nuestros ojos hacen creer al cerebro que nos movemos.

El cerebro requiere entrenamiento para poder manejar la nueva situación sin producir nauseas, y aunque hay un porcentaje de personas que puede ir a por todas desde el principio, lo más normal es que no sea nuestro caso, de modo que es importante mentalizarse de que esto es un proceso que puede llegar a durar varias semanas. 

La lista a continuación enumera los pasos que yo he seguido, de momento con muy buenos resultados, en base a las experiencias y recomendaciones de otros usuarios.

  1. Empezaremos con experiencias que no requieran desplazamiento. Casi todos los problemas en VR están asociados con el desplazamiento de nuestro cuerpo virtual. Las experiencias en las que somos un mero espectador son por lo tanto idóneas para iniciarnos. Moveremos la cabeza, veremos lo que hay a nuestro alrededor, usaremos nuestras manos; pero no nos desplazaremos por el escenario. Si nos adaptamos bien, estupendo. Si notamos molestias lo dejamos INMEDIATAMENTE. Descansamos un rato, y cuando estemos al 100% lo volvemos a intentar.
  2. Una vez que toleramos las experiencias sin movimiento, probamos con desplazamiento mediante teletransporte -el modo en el cual apuntamos a un punto de la escena y pulsamos un botón para materializarnos en él- y del mismo modo que antes, en cuanto notemos la más mínima molestia, lo dejamos. Cuando volvamos a estar al 100%, volvemos a intentarlo.
  3. Si el teletransporte ya no nos marea, pasamos al desplazamiento libre con giro por segmentos. Mismo principio de funcionamiento que antes frente a la más mínima molestia.
  4. Una vez que podamos usar el movimiento libre correctamente, trabajamos el giro desbloqueado. Mismo principio que antes.
  5. Dejaríamos para el final los juegos de coches/naves. Mismo principio de funcionamiento.

El común denominador es que no se debe forzar, al mínimo síntoma paramos y recuperamos.

Por último comentar que no es aconsejable usar visores VR, sobre todo al principio, cuando estemos cansados o no hayamos dormido bien. Puede acentuarse la sensación de nauseas e incluso producir dolor de cabeza y malestar general.

Es importante tomarnos este tema muy en serio. Si este proceso de aclimatación no se hace correctamente puede ocurrir que acabemos aborreciendo la tecnología, y es una pena porque no hay nada igual en lo relativo a inmersión.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La magia del SSD o cómo la mística vende consolas

2020 es año de nuevas consolas. Si la pandemia global no lo impide, antes de Navidad deberíamos asistir al lanzamiento de Xbox Series X y PlayStation 5 . Nintendo como siempre sigue su propio camino, y no seré yo quien discuta la estrategia de la compañía nipona. La historia nos ha enseñado que su camino suele ser acertado. Pero estábamos hablando de los lanzamientos del año, y como siempre sucede, los medios especializados y los canales de discusión habituales se llenan de encendidos debates acerca de las bondades de tal o cual plataforma. Nada nuevo bajo el sol. Han cambiado tal vez los canales en sí. Ahora hay mucho más Twitter y mucho menos foro de lo que a mi particularmente me gustaría; pero como escuché una vez, con estos bueyes hay que arar.  También han cambiado los indicadores. Desde hace un tiempo utilizamos los FLOPS -FLoating point Operations Per Second en inglés u operaciones en coma flotante por segundo en castellano- un término que me hace bastante gracia y qu

Y fuimos a Ravenholm

Es difícil hablar de Half-Life 2 sin repetirse una y otra vez. Resulta complicado comentar las obras maestras. Sin embargo, tras el reciente lanzamiento de Half-Life Alyx y el impacto casi meteórico que ha producido en el sector VR, creo que es bueno echar la vista atrás. Echar la vista atrás para mí es en este caso remontarse a 2004. Alguno se sorprenderá. Está claro que Half-Life fue el precursor en 1998, sentó esa base narrativa sin narrarnos nada, acostumbró al jugador a fijarse en todos los detalles, y marcó un camino a seguir en términos de ritmo. Fue Half-Life 2 sin embargo, unos 6 años después, el título que para mí lo cambió todo. Era una época que recuerdo con mucho cariño. Yo estaba acabando la universidad. En lo que respecta al sector videojuegos, estábamos empezando a descubrir la escena competitiva que ahora se conoce como eSports. John Carmack aún partía la pana en  ID Software y prometía deslumbrarnos con  DOOM 3 . Un estudio llamado  Crytek , descon

Rabia contra la agonía de la luz

Me gustaría poder decir otra cosa; pero lo cierto es que no fue hasta Bloodborne , bien entrado el año 2015, que me metí de lleno en la obra de Hidetaka Miyazaki . Recuerdo el boca a boca de Demon's Souls , recuerdo lo que me costó hacerme con mi copia para PS3 , y también recuerdo como lo dejé de lado tras muy poco tiempo, frustrado y convencido de que se trataba de un juego mecánicamente roto y totalmente injusto para el jugador. Una suerte de obra de nicho para masoquistas; pero no algo que yo pudiera apreciar y mucho menos disfrutar. Con estas premisas no fue raro que pasara olímpicamente de Dark Souls . Simplemente el juego no entraba en mis planes. En aquella época Skyrim y, sobre todo, Battlefield 3  centraban mi atención. Como digo, hubo que esperar a 2015, con cambio generacional incluido, para que volviera a interesarme por el trabajo de From Software . Fue tangencialmente. No seguí el desarrollo de Project Beast. Tampoco estuve pegado a youtube viendo presentaciones de c