Ir al contenido principal

[Re-Post] Cultura tecnológica y conciencia de tecnología

Hoy voy a hablaros de un tema que me inquieta sobre el uso de la tecnología en nuestra sociedad (¿o debería decir des-uso?).

Seguramente os haya pasado que vais en el autobús o en el tren con vuestro PDA haciendo cualquier cosa y la gente se os queda mirando como las vacas al tren. Tal vez incluso hayáis tenido que soportar comentarios y miradas “raritas” acerca de la pijada del aparato en cuestión y vuestras ganas de llamar la atención.

Este hecho es uno más en la lamentable cadena de despropósitos en cuanto a utilización de la tecnología que veo en nuestro país.

Tal vez nuestros foreros americanos o de otros países de Europa vivan realidades cotidianas diferentes, pero en España desde luego no hay conciencia tecnológica.

Internet es, en mi opinión, uno de los mayores avances de la humanidad. La posibilidad de comunicación y disponibilidad de información que ofrece no tiene límites. Sin embargo la sociedad no lo utiliza.

En muchas empresas la potencia de Internet está desaprovechada o sencillamente inutilizada. Las personas individualmente no utilizan ni el 5% de sus posibilidades. ¿Por qué no ver la cartelera del cine en Internet? ¿O realizar una compra? ¿O ver las noticias? ¿O realizar transacciones bancarias? ¿O escuchar la radio? ¿O ver la televisión?

Y no hablemos ya de los servicios de pago. No digo que todos sean fantásticos pero ¿Por qué comprar un CD si existen servicios de descarga de canciones individuales? ¿Por qué la gente se rasgas las vestiduras por pagar 0.60 € por un tema y luego compra un CD con 10 temas por 20€?

Y eso con Internet, pero con nuestros queridos PDAs la cosa es para llorar. La gente sigue cargando con varios libros en lugar de usar ebooks. Sigue comprando reproductores portátiles de CDs. Sigue usando libretas en sus locales de hostelería en lugar de utilizar un sistema centralizado con clientes PDA.

Pero es que lo peor de todo no es que no lo aprecien y utilicen. Lo peor de todo es que nos ven a los que usamos estas tecnologías como a enfermos que no son capaces de despegarse de un PC o, peor aún, como personas subidas a la parra que hacen ostentación de su poder adquisitivo para ir de listas.

Señores, por poner un ejemplo. Un periódico cuesta alrededor de 1 €. Hay muchas personas que compran varios al día. ¿No es más rentable, cómodo y útil un PDA (aunque sea de 100€) y un servicio como AvantGo? Puedes llevar varios canales de información QUE SE ACTUALIZAN VARIAS VECES AL DÍA en un cacharro de 120 gramos. ESO es avanzar. ESO es progresar.

No ayuda el retraso tecnológico que arrastramos (cada vez menor pero patente) pero hay que reformar un poco los esquemas mentales.

Damas y caballeros, la tecnología no es una cosa para ver en las películas. Es algo que facilita nuestra vida y nos ayuda en el trabajo y en el ocio.

Utilicémosla.

Aumentemos nuestra cultura, que en lo referente a tecnología, hay un largo camino.

Este artículo fue escrito por mi el 13/09/2004. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 23 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El abismo nos devuelve la mirada

Ahora que ha pasado un tiempo prudencial tal vez sea el momento de dedicar unas líneas a The Last of Us Part II . El hype es muy mal compañero de viaje, y muchas veces tendemos a sobre-reaccionar cuando tenemos una idea muy clara de como deberían ser las cosas. Nos decimos a nosotros mismos que somos un público informado; pero la verdad es que nos estamos volviendo un poquito gilipollas. Hemos perdido de vista que un autor es dueño de su obra, y puede plasmar en ella lo que quiera. No voy a entrar a valorar la polémica sobre la orientación sexual de los personajes, estamos en 2020 por si alguien no se ha enterado; pero sí quiero avisar de que el texto a continuación contiene spoilers , así que leedlo con responsabilidad. De todos modos, si a estas alturas no has completado el juego supongo que tampoco te interesaba mucho. The last of Us Part II es un juego complicado. No por que sea mecánicamente desafiante. Es complicado porque es difícil de digerir. Es una obra de autor, toma decisio

No usarás el nombre Half Life en vano

Acaba el año 2020 , y podemos decir sin temor a equivocarnos que lo recordaremos siempre. Sin embargo, hoy quiero hablar de algo positivo. De como en este 2020 llegamos a tocar techo. Hoy, por fin, vamos a hablar del mejor juego de este año, y posiblemente de su generación. Half Life son palabras mayores. Los que llevamos unos años en esto recordamos con reverencia 1998 y, sobre todo, 2004. Nuestro proceso de maduración como jugadores a golpe de barra metálica.  La industria estaba en plena adolescencia. Ya no gateaba; pero tampoco se tomaba aún demasiado en serio a si misma. Llegó Valve , nos dio la pastilla roja, y ya no hubo marcha atrás.  Qué difícil ser Valve. Qué complicado ha de ser tener una de las propiedades intelectuales más celebradas de la historia del medio y no obstante mantenerse firme durante años y años. Contemporizar su propia trascendencia, su papel casi mesiánico como obra fundacional. Que difícil vencer la tentación de convertir Half Life en comida rápida. Y sin

Como combatir los mareos en Realidad Virtual

Tras unos comienzos algo dubitativos, la Realidad Virtual (VR o Virtual Reality en inglés) está viviendo en los últimos tiempos una época de gran actividad. El año pasado asistíamos al lanzamiento de una nueva generación de visores - Oculus Quest , Oculus Rift S , Vive Cosmos y Valve Index - y más recientemente se han publicado algunas producciones de muchos quilates, capitaneadas por un impresionante Half-Life Alyx . En este escenario, y por qué no decirlo, condicionados también por las peculiares circunstancias en las que nos ha puesto a todos la pandemia global, estamos viendo como los visores de VR se agotan en todos los comercios de manera sistemática en cuanto se ponen a la venta. Así las cosas, mucha gente nueva llega a este medio y experimenta la VR por primera vez... con dramáticas consecuencias. Vértigos, mareos y sensación de malestar están a la orden del día, provocando mucha frustración y el sentimiento de no haber gastado correctamente nuestro dinero. Antes