Ir al contenido principal

[Re-Post] Navego al tuntún

Hoy quiero hablar de curiosidades. De esos hechos insólitos y perturbadores que nos hacen recordar la pequeñez humana. En los años en activo de esta web hemos asistido a unos cuantos.

Uno de los temas de discusión que más disfruta el respetable es la piratería, de hecho es uno de los más recurrentes a la hora de repartirnos cera. Todo Pocket PC cuenta con un historial intachable a la hora de combatirla; pero en honor a la verdad diré que existen ocasiones en las que nos muda el gesto en mala hostia. Hechos insólitos. Verbigracia.

Resulta cuanto menos curioso que muchas empresas que por un lado guardan una fachada de rectitud inquebrantable - atacando duramente todo tipo de medios en los que por error o por ventura se habla libremente de sistemas de intercambio; pero a la par sin dignarse a distribuir una mísera version de evaluación de sus productos - resulta curioso decía comprobar como misteriosamente estas empresas permiten que se filtren versiones finales, o como mínimo release candidate, de productos comerciales unos días antes de su salida a la venta.

Podemos pensar que la incompetencia reina en los despachos de muchos conocidos desarrolladores, pero tal vez sea más acertado pensar mal, y mal en este caso significa que muchas veces estas filtraciones no son más que estudios de mercado gratuitos, utilizando las otrora demonizadas redes de intercambio P2P para comprobar la aceptación y respuesta de un producto.

Siempre he sido un gran defensor de pagar por aquello que merece mis euros, sin embargo también he sido siempre de la opinión que jugamos todos o rompemos la baraja.

Dándole vueltas al tema cierro los ojos y llego a una preocupante conclusión. ¿Estamos siendo engañados miserablemente? Seguro que no a Peru & Kepa consultores pero ¿LUCRA la piratería a determinadas empresas?

Empiezo a pensar horrorizado que existen intereses muy grandes en que el usuario medio tenga a su disposición de forma rápida y barata (coño pero si es gratis) cuanto más software mejor. El horror aumenta cuando pienso que llegará el momento en el que todos nosotros, dependientes de un software al que estamos familiarizados, deberemos finalmente pasar por el aro y pagar por esa UNICA solución. Y sera la única por que la competencia abrá sucumbido por el camino al no poder lidiar contra un producto rículamente barato (coño pero si es gratis [bis]).

La verdad es que cuanto más lo pienso más sentido le encuetro. Joder, concluyo, tal vez si yo tuviera mi propio software, digamos uno llamado “Navego al Tun Tun” haría lo mismo.

Mi última vision es un ecosistema de pequeños desarrolladores masacrados por una legion de super-empresas que no se corta un pelo al infringir lo que por otro lado defienden con mano de hierro. Me entra la risa floja al pensar en la legalidad del software.

En ese momento gracias a Dios abro los ojos y la vida me sonríe. Al fin y al cabo son solo coincidencias y tu PEN no dejas de soltar tacos...

Este artículo fue escrito por mi el 03/10/2006. Se publicó como editorial en TodoPocketPC.com el mismo día. Yo tenía 25 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fate of Atlantis, la mayor aventura de nuestra vida

Existe bastante consenso respecto a que las aventuras gráficas que Lucasarts lanzó al mercado entre finales de los 80 y principios de los 90 son las mejores del género. La verdad es que el talento creativo que se reunió en aquella época fue un auténtico espectáculo.  Nombres como Dave Grossman , Tim Schafer y, sobre todo, Ron Gilbert marcaron la industria con títulos inolvidables. A todos nos vienen a la cabeza sin pensarlo mucho los  Maniac Mansion , The Secret of Monkey Island 1 y 2 o Day of the Tentacle . Sin embargo, y aunque adoro los juegos arriba citados, hay otro que en mi opinión se sitúa por encima de estos y constituye la referencia absoluta del género. Me estoy refiriendo por supuesto a Indiana Jones and the Fate of Atlantis . Hal Barwood y Noah Falstein se sacaron de la manga un guión de película -bastante mejor de hecho que el de la última entrega de la franquicia- y clavaron una aventura ambiciosa que brilla con luz propia en todos sus apartados.

[Re-Post] Un mundo iPod

Desde hace un tiempo, parece que las tendencias en informática están cambiando. Los que normalmente llevaban la batuta pierden fuelle, y otros que parecían minoritarios pasan a copar posiciones destacadas. Así es este negocio, esto es lo que lo engrandece y lo que nos mantiene pegados a webs de tecnología día tras día. Sin duda una de las empresas que más y mejor esta reverdeciendo laureles es Apple Computers. Su concepto minimalista y exclusivo de la tecnología ha cuajado en una sociedad ávida de nuevos retos, de nuevas experiencias. Los chicos de la manzana han pasado en pocos años de estar en sus horas más bajas a ser considerados el referente en informática de consumo por muchos usuarios. Y la cosa va a más. Uno de los mayores  éxitos de los chicos de Steve ha sido sin duda el iPOD. El amado, imitado, odiado (por la competencia sobre todo) y MUY demandado iPOD. Este pequeño artilugio se ha metido en los bolsillos de medio mundo y a conseguido echar por tierra todas las

[Re-Post] Killer Apps

Cuando los teléfonos móviles hicieron acto de presencia, muchos los vieron (de acuerdo, vimos) como el no va más del snobismo. Unos aparatos que sólo resultaban de utilidad a aquellos a los que hacían ganar dinero, ejecutivos, hombres de negocios etc. Con el tiempo alguien se dio cuenta que estos aparatos podían llegar al gran público, y que tan sólo hacía falta descubrir la funcionalidad estrella, esa que haría que millones de personas creyeran necesitar un terminal. Esa funcionalidad no fue llamar por teléfono (aunque resulte paradójico), sino los servicios de mensajería corta. Este servicio hizo que el teléfono móvil explotara como dispositivo de uso masivo. SMS fue sin duda la Killer App (aplicación definitiva en una traducción con muchas licencias) de la telefonía móvil. ¿A qué viene esto? A menudo tengo la sensación, respaldada por mi realidad cotidiana, de que los Pocket PCs (PDAs en general) aún no han encontrado ese “Killer App”. Si prestamos atención a nu