Ir al contenido principal

[Re-Post] Hablemos de futuro

Los dispositivos móviles comenzaron siendo aparatos con unas pocas características, diseñados para servir de organizadores y complementar la funcionalidad de sus hermanos mayores, los PCs de sobremesa.

A día de hoy este esquema está cambiando, de forma lenta, pero clara.

Cada nuevo modelo que sale al mercado incorpora más y más funcionalidades y servicios. Comenzamos con las tarjetas de memoria, más tarde periféricos, comunicaciones inalámbricas, posibilidad de llamar por teléfono, GPS y así un largo etc.

Hoy voy a hacer una reflexión sobre donde podría llevarnos esta tendencia en el futuro, y cual podría ser el lugar que ocupe un dispositivo PDA dentro de unos años.

Lancemos nuestra imaginación a volar.

Está claro que el tamaño es importante, la pantalla sin duda, las comunicaciones por supuesto y la autonomía una asignatura pendiente.

Supongamos un tamaño razonablemente pequeño, algo así como la serie 19XX de HP. Está comprobado que en ese espacio se pueden integrar todo tipo de comunicaciones inalámbricas.

La autonomía es un problema de difícil solución. Existen alternativas como las baterías de combustible pero es algo que aún está muy verde. Tal vez la respuesta esté en consumir menos en vez de proporcionar más energía.

La pantalla es un problema sin duda ¿Cómo podríamos incorporar una pantalla de gran tamaño en unas dimensiones tan ajustadas? Muy fácil, prescindiendo de ella.

Imaginemos una pantalla que pueda desplegarse cuando vayamos a usarla, pero que cuando estemos transportando el aparato permanezca oculta y sin ocupar casi espacio. Rápidamente dos alternativas nos vienen a la cabeza. Podríamos utilizar una pantalla enrollable. En el grosor de un folio tendríamos todo lo necesario para manejar nuestro aparato. O tal vez, más fácil aún, una pantalla holográfica, de modo que en caso de tener que hacer uso de ella se proyecte la imagen. O incluso ambas, una enrollable y táctil para la interacción y una holográfica para visualizar contenidos.

El sistema de entrada de datos es también un tema complicado. Nuestro dispositivo mide apenas 10-11 cm ¿Cómo vamos a tener un teclado usable en ese espacio? Pues de igual modo que con la pantalla, directamente no lo incluimos. ¿Para que? En su lugar integramos un dispositivo de láser que proyecte un teclado completo de tamaño real en la superficie de trabajo.

Nos hemos ahorrado mucho espacio, habrá que buscar cosas para llenarlo. Podemos empezar con puertos USB y FireWire (en su implementación cableada o en su implementación UWB. O mejor, ambas), Salida VGA (o quien sabe), slot para nano-tarjetas (recordemos que nos permite varios TBytes de almacenamiento), hardware acelerador gráfico, conector para un monitor, por supuesto hardware telefónico, salida para sonido posicional…

No está mal para un PDA, tal vez incluso sea excesivo. Pero es que la gracia del asunto es que no será siempre un PDA, tan sólo cuando lo llevemos encima. Si llegamos a casa bastará con enchufarlo a la corriente, ponerle un teclado y un ratón, y tendremos nuestra estación de trabajo u ocio. Incluso podremos conectar un monitor externo si nos sentimos más cómodos con él, o utilizar las pantallas del dispositivo y otras auxiliares.

Y es que si lo pensamos bien, no hay razón para que esto no se haga realidad. ¿Por qué tener PC y Pocket PC si podemos tener sólo uno?

La tecnología necesaria existe, los límites tan sólo existirán si nosotros los marcamos.

Este artículo fue escrito por mi el 29/09/2004. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 23 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fate of Atlantis, la mayor aventura de nuestra vida

Existe bastante consenso respecto a que las aventuras gráficas que Lucasarts lanzó al mercado entre finales de los 80 y principios de los 90 son las mejores del género. La verdad es que el talento creativo que se reunió en aquella época fue un auténtico espectáculo.  Nombres como Dave Grossman , Tim Schafer y, sobre todo, Ron Gilbert marcaron la industria con títulos inolvidables. A todos nos vienen a la cabeza sin pensarlo mucho los  Maniac Mansion , The Secret of Monkey Island 1 y 2 o Day of the Tentacle . Sin embargo, y aunque adoro los juegos arriba citados, hay otro que en mi opinión se sitúa por encima de estos y constituye la referencia absoluta del género. Me estoy refiriendo por supuesto a Indiana Jones and the Fate of Atlantis . Hal Barwood y Noah Falstein se sacaron de la manga un guión de película -bastante mejor de hecho que el de la última entrega de la franquicia- y clavaron una aventura ambiciosa que brilla con luz propia en todos sus apartados.

No usarás el nombre Half Life en vano

Acaba el año 2020 , y podemos decir sin temor a equivocarnos que lo recordaremos siempre. Sin embargo, hoy quiero hablar de algo positivo. De como en este 2020 llegamos a tocar techo. Hoy, por fin, vamos a hablar del mejor juego de este año, y posiblemente de su generación. Half Life son palabras mayores. Los que llevamos unos años en esto recordamos con reverencia 1998 y, sobre todo, 2004. Nuestro proceso de maduración como jugadores a golpe de barra metálica.  La industria estaba en plena adolescencia. Ya no gateaba; pero tampoco se tomaba aún demasiado en serio a si misma. Llegó Valve , nos dio la pastilla roja, y ya no hubo marcha atrás.  Qué difícil ser Valve. Qué complicado ha de ser tener una de las propiedades intelectuales más celebradas de la historia del medio y no obstante mantenerse firme durante años y años. Contemporizar su propia trascendencia, su papel casi mesiánico como obra fundacional. Que difícil vencer la tentación de convertir Half Life en comida rápida. Y sin

[Re-Post] Killer Apps

Cuando los teléfonos móviles hicieron acto de presencia, muchos los vieron (de acuerdo, vimos) como el no va más del snobismo. Unos aparatos que sólo resultaban de utilidad a aquellos a los que hacían ganar dinero, ejecutivos, hombres de negocios etc. Con el tiempo alguien se dio cuenta que estos aparatos podían llegar al gran público, y que tan sólo hacía falta descubrir la funcionalidad estrella, esa que haría que millones de personas creyeran necesitar un terminal. Esa funcionalidad no fue llamar por teléfono (aunque resulte paradójico), sino los servicios de mensajería corta. Este servicio hizo que el teléfono móvil explotara como dispositivo de uso masivo. SMS fue sin duda la Killer App (aplicación definitiva en una traducción con muchas licencias) de la telefonía móvil. ¿A qué viene esto? A menudo tengo la sensación, respaldada por mi realidad cotidiana, de que los Pocket PCs (PDAs en general) aún no han encontrado ese “Killer App”. Si prestamos atención a nu