Skip to main content

[Re-Post] Los hombres G

Hoy mismo hablaba con un compañero de trabajo sobre telefonía, y salía a relucir el tema de lo poco que se aprovechan las infraestructuras existentes, a la par que no para de invertirse dinero en producir otras nuevas.

Y es que lo cierto es que los proveedores no cesan de dar vueltas de tuerca. Hemos pasado de 384 kbps de 3G a la inminente llegada y superación de la barrera mbps  por parte de HSDPA (3.5G).

En oriente ya se trabaja en varios protocolos aún más rápidos y no parece que la dinámica vaya a cambiar a corto plazo. Ayer leía que NTT-Docomo ya es capaz de ofrecer (de forma prototípica pero lo hace) 100mbps a usuarios móviles, lo que será 4G, y que planea desplegar comercialmente el servicio para el año 2010.

No seré yo quien critique la innovación tecnológica; (vive Dios, como de ella) pero tal vez estemos desenfocando el tema.

¿Necesitamos mayor potencia y ancho de banda para los servicios existentes o necesitamos servicios para consumir las infraestructuras existentes? Y es que si generalmente en todo lo referente a las tecnologías de la información el hardware va por delante del software y servicios, en el ámbito móvil le lleva varios pueblos de ventaja.

Un grueso mayoritario de los consumidores de teléfonos móviles sólo utiliza el aparato para realizar llamadas y enviar SMS. Gracias al impulso del push mail hay un grupo importante de personas, sobre todo en el ámbito empresarial, que utiliza frecuentemente el acceso a datos (principalmente en su vertiente GPRS) y 3 o 4 iluminados, vale alguno más pero no muchos, utilizamos acceso a datos de alta velocidad o 3G.

Seamos serios, si la mayoría del publico al que van dirigidos los avances renueva su Terminal por que Paqui no sale bien en las fotos, ¿Qué es lo que estamos haciendo aquí? ¿Realmente las operadoras ofrecen lo que el público quiere o esta dispuesto a pagar? ¿Tal vez la revolución móvil acabó con las llamadas y los mensajitos?

Una vez más no tengo respuestas. Se me ocurre que somos todos una panda de frikis y que la realidad es distinta. Se me ocurre que tal vez al fin y al cabo la gente sólo está en la calle como medio para llegar a un destino. Se me ocurre que tal vez ese móvil super espectacular que sirve para ver pelis, conectarme a mi casa y hacer la vendimia no va a venderse bien nunca.

O tal vez puede ser que todavía no se haya encontrado la fórmula. Tal vez haya una aplicación definitiva, una que haga que el gran público, como sucedió en los años 90, se lance de lleno a consumir servicios móviles. Lo que esta claro es que la tecnología esta para usarse y que hoy por hoy no se usa.

Se que a todos, sobre todo a los miembros del respetable, nos encanta cacharrear; pero creo que es una reflexión a tener en cuenta por las operadoras.

Señores hombres G, a mi futuro móvil le sobran megas y le faltan cosas que hacer con ellos.

Este artículo fue escrito por mi el 14/09/2006. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 25 años.

Comments

Popular posts from this blog

Y fuimos a Ravenholm

Es difícil hablar de Half-Life 2 sin repetirse una y otra vez. Resulta complicado comentar las obras maestras. Sin embargo, tras el reciente lanzamiento de Half-Life Alyx y el impacto casi meteórico que ha producido en el sector VR, creo que es bueno echar la vista atrás.
Echar la vista atrás para mí es en este caso remontarse a 2004. Alguno se sorprenderá. Está claro que Half-Life fue el precursor en 1998, sentó esa base narrativa sin narrarnos nada, acostumbró al jugador a fijarse en todos los detalles, y marcó un camino a seguir en términos de ritmo. Fue Half-Life 2 sin embargo, unos 6 años después, el título que para mí lo cambió todo.



Era una época que recuerdo con mucho cariño. Yo estaba acabando la universidad. En lo que respecta al sector videojuegos, estábamos empezando a descubrir la escena competitiva que ahora se conoce como eSports. John Carmack aún partía la pana en ID Software y prometía deslumbrarnos con DOOM 3. Un estudio llamado Crytek, desconocido por aquel entonces, …

La magia del SSD o cómo la mística vende consolas

2020 es año de nuevas consolas. Si la pandemia global no lo impide, antes de Navidad deberíamos asistir al lanzamiento de Xbox Series X y PlayStation 5. Nintendo como siempre sigue su propio camino, y no seré yo quien discuta la estrategia de la compañía nipona. La historia nos ha enseñado que su camino suele ser acertado.
Pero estábamos hablando de los lanzamientos del año, y como siempre sucede, los medios especializados y los canales de discusión habituales se llenan de encendidos debates acerca de las bondades de tal o cual plataforma. Nada nuevo bajo el sol. Han cambiado tal vez los canales en sí. Ahora hay mucho más Twitter y mucho menos foro de lo que a mi particularmente me gustaría; pero como escuché una vez, con estos bueyes hay que arar. 
También han cambiado los indicadores. Desde hace un tiempo utilizamos los FLOPS -FLoating point Operations Per Second en inglés u operaciones en coma flotante por segundo en castellano- un término que me hace bastante gracia y que creo aport…

20 años solos en la oscuridad. Tributo a Alone in the Dark

Recuerdo perfectamente la primera vez que oí hablar de Alone in the Dark. Fue en las páginas de una revista hace años desaparecida llamada OK PC.

Me impresionaron sus gráficos poligonales, sus diferentes cámaras, los monstruos... pero sobre todo la imagen de Edward Carnby, el protagonista, recorriendo a pie el camino de entrada a la mansión Derceto. Aquella escena, absolutamente atrayente, evocadora del mayor de los misterios, me cautivó. La tengo grabada en la retina como una de las más influyentes en mis 25 años como jugador.
En este 2012 se cumplen 20 años del lanzamiento de Alone in the Dark, y he pensado que un título tan importante en la corta historia de nuestra afición se merecía un pequeño post a modo de tributo.


Historia

Jeremy Hartwood, conocido y reputado pintor, se suicida ahorcándose en el desván de su vieja casa. Los que lo conocían aseguran que pasaba por muy malos momentos, y hay quien afirma que se estaba volviendo loco. Sus últimos cuadros mostraban paisajes aberrantes,…