Ir al contenido principal

[Re-Post] Los hombres G

Hoy mismo hablaba con un compañero de trabajo sobre telefonía, y salía a relucir el tema de lo poco que se aprovechan las infraestructuras existentes, a la par que no para de invertirse dinero en producir otras nuevas.

Y es que lo cierto es que los proveedores no cesan de dar vueltas de tuerca. Hemos pasado de 384 kbps de 3G a la inminente llegada y superación de la barrera mbps  por parte de HSDPA (3.5G).

En oriente ya se trabaja en varios protocolos aún más rápidos y no parece que la dinámica vaya a cambiar a corto plazo. Ayer leía que NTT-Docomo ya es capaz de ofrecer (de forma prototípica pero lo hace) 100mbps a usuarios móviles, lo que será 4G, y que planea desplegar comercialmente el servicio para el año 2010.

No seré yo quien critique la innovación tecnológica; (vive Dios, como de ella) pero tal vez estemos desenfocando el tema.

¿Necesitamos mayor potencia y ancho de banda para los servicios existentes o necesitamos servicios para consumir las infraestructuras existentes? Y es que si generalmente en todo lo referente a las tecnologías de la información el hardware va por delante del software y servicios, en el ámbito móvil le lleva varios pueblos de ventaja.

Un grueso mayoritario de los consumidores de teléfonos móviles sólo utiliza el aparato para realizar llamadas y enviar SMS. Gracias al impulso del push mail hay un grupo importante de personas, sobre todo en el ámbito empresarial, que utiliza frecuentemente el acceso a datos (principalmente en su vertiente GPRS) y 3 o 4 iluminados, vale alguno más pero no muchos, utilizamos acceso a datos de alta velocidad o 3G.

Seamos serios, si la mayoría del publico al que van dirigidos los avances renueva su Terminal por que Paqui no sale bien en las fotos, ¿Qué es lo que estamos haciendo aquí? ¿Realmente las operadoras ofrecen lo que el público quiere o esta dispuesto a pagar? ¿Tal vez la revolución móvil acabó con las llamadas y los mensajitos?

Una vez más no tengo respuestas. Se me ocurre que somos todos una panda de frikis y que la realidad es distinta. Se me ocurre que tal vez al fin y al cabo la gente sólo está en la calle como medio para llegar a un destino. Se me ocurre que tal vez ese móvil super espectacular que sirve para ver pelis, conectarme a mi casa y hacer la vendimia no va a venderse bien nunca.

O tal vez puede ser que todavía no se haya encontrado la fórmula. Tal vez haya una aplicación definitiva, una que haga que el gran público, como sucedió en los años 90, se lance de lleno a consumir servicios móviles. Lo que esta claro es que la tecnología esta para usarse y que hoy por hoy no se usa.

Se que a todos, sobre todo a los miembros del respetable, nos encanta cacharrear; pero creo que es una reflexión a tener en cuenta por las operadoras.

Señores hombres G, a mi futuro móvil le sobran megas y le faltan cosas que hacer con ellos.

Este artículo fue escrito por mi el 14/09/2006. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 25 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No usarás el nombre Half Life en vano

Acaba el año 2020 , y podemos decir sin temor a equivocarnos que lo recordaremos siempre. Sin embargo, hoy quiero hablar de algo positivo. De como en este 2020 llegamos a tocar techo. Hoy, por fin, vamos a hablar del mejor juego de este año, y posiblemente de su generación. Half Life son palabras mayores. Los que llevamos unos años en esto recordamos con reverencia 1998 y, sobre todo, 2004. Nuestro proceso de maduración como jugadores a golpe de barra metálica.  La industria estaba en plena adolescencia. Ya no gateaba; pero tampoco se tomaba aún demasiado en serio a si misma. Llegó Valve , nos dio la pastilla roja, y ya no hubo marcha atrás.  Qué difícil ser Valve. Qué complicado ha de ser tener una de las propiedades intelectuales más celebradas de la historia del medio y no obstante mantenerse firme durante años y años. Contemporizar su propia trascendencia, su papel casi mesiánico como obra fundacional. Que difícil vencer la tentación de convertir Half Life en comida rápida. Y sin

El abismo nos devuelve la mirada

Ahora que ha pasado un tiempo prudencial tal vez sea el momento de dedicar unas líneas a The Last of Us Part II . El hype es muy mal compañero de viaje, y muchas veces tendemos a sobre-reaccionar cuando tenemos una idea muy clara de como deberían ser las cosas. Nos decimos a nosotros mismos que somos un público informado; pero la verdad es que nos estamos volviendo un poquito gilipollas. Hemos perdido de vista que un autor es dueño de su obra, y puede plasmar en ella lo que quiera. No voy a entrar a valorar la polémica sobre la orientación sexual de los personajes, estamos en 2020 por si alguien no se ha enterado; pero sí quiero avisar de que el texto a continuación contiene spoilers , así que leedlo con responsabilidad. De todos modos, si a estas alturas no has completado el juego supongo que tampoco te interesaba mucho. The last of Us Part II es un juego complicado. No por que sea mecánicamente desafiante. Es complicado porque es difícil de digerir. Es una obra de autor, toma decisio

La magia del SSD o cómo la mística vende consolas

2020 es año de nuevas consolas. Si la pandemia global no lo impide, antes de Navidad deberíamos asistir al lanzamiento de Xbox Series X y PlayStation 5 . Nintendo como siempre sigue su propio camino, y no seré yo quien discuta la estrategia de la compañía nipona. La historia nos ha enseñado que su camino suele ser acertado. Pero estábamos hablando de los lanzamientos del año, y como siempre sucede, los medios especializados y los canales de discusión habituales se llenan de encendidos debates acerca de las bondades de tal o cual plataforma. Nada nuevo bajo el sol. Han cambiado tal vez los canales en sí. Ahora hay mucho más Twitter y mucho menos foro de lo que a mi particularmente me gustaría; pero como escuché una vez, con estos bueyes hay que arar.  También han cambiado los indicadores. Desde hace un tiempo utilizamos los FLOPS -FLoating point Operations Per Second en inglés u operaciones en coma flotante por segundo en castellano- un término que me hace bastante gracia y qu