Ir al contenido principal

[Re-Post] Tecnoadictos

El otro día, estando con un amigo, comenzamos a hablar de PDAs y de la cantidad de cosas que hacíamos con ellos. A medida que hablábamos el tema pasó a telefonía y después a informática en general. Nos asombrábamos de que hubiera existido una vida anterior a toda esta tecnología.

Hoy quiero plantear una reflexión que seguro más de uno nos hemos hecho ya, pero que creo puede ser interesante debatir un poco aquí.

Desde hace unos años nos hemos ido acostumbrando a usar más dispositivos en nuestra vida y a llevar cada vez más aparatos con nosotros. Comenzamos con un PC (o MAC, no vayamos a herir susceptibilidades), más tarde con todo tipo de accesorios para este. Algo más adelante incluimos el teléfono móvil y por último un dispositivo PDA. Seguramente muchos de vosotros tenéis una lista mucho más larga (GPS, Tarjetas de memoria, cámara digital, adaptadores varios…).

Sin duda todo este tinglado hace nuestra vida y nuestro trabajo mucho más fácil, pero ¿realmente es necesario? Y lo más preocupante ¿Podríamos pasar sin él?

Cuando hablaba con mi amigo ambos reconocíamos que ya no sabíamos que hacer sin todo este elenco de máquinas y servicios. Un simple viaje en autobús resulta un infierno sin poder disfrutar de música en formato digital, un ebook, una película o las últimas noticias de AvantGO. La sensación que me quedó fue de cierta preocupación.

¿No nos estaremos convirtiendo en personas excesivamente dependientes de la tecnología? ¿Acaso no habremos construido una prisión de usabilidad de la que no somos capaces de salir? ¿Y si todo esto falla un buen día?

Sinceramente no soy capaz de imaginar una jornada laboral sin PC e Internet, y me sería muy duro el día a día sin PDA. Pero cuando hecho la vista atrás recuerdo que hubo una época no muy lejana en la que todo esto ni me lo planteaba.

¿Dónde quiero llegar? Muy sencillo. No seré yo quien niegue la importancia de los avances tecnológicos y toda la ayuda y calidad de vida que ellos nos aportan, pero tal vez debiéramos aprender a ser más independientes de ellos.  

Nos hemos acostumbrado a depender de un teléfono, de una tarjeta de crédito, de Internet o de un dispositivo de mano, hasta el punto que muchos de nosotros nos encontramos desnudos si estos fallan y muchas empresas no pueden trabajar sin ellos.

Además, cuando miro a las nuevas generaciones observo que es un hecho que no tiene marcha atrás, llegando a extremos que no acabo de entender muy bien.

Cuando veo chavales de 13 años con móvil, cuando les oigo hablar de las horas que pasan por la tarde en el Messenger (aún no he visto ninguno con PDA pero todo se andará), no puedo sino preguntarme ¿realmente es necesario?

Ninguna dependencia es buena y tal vez deberíamos plantearnos que existe una vida más allá de Windows, GPS, Palm SD y WiFi. Que como dicen en Vaya Semanita, a mi ni me va ni me viene, pero por comentarlo…

Este artículo fue escrito por mi el 01/11/2004. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 23 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No usarás el nombre Half Life en vano

Acaba el año 2020 , y podemos decir sin temor a equivocarnos que lo recordaremos siempre. Sin embargo, hoy quiero hablar de algo positivo. De como en este 2020 llegamos a tocar techo. Hoy, por fin, vamos a hablar del mejor juego de este año, y posiblemente de su generación. Half Life son palabras mayores. Los que llevamos unos años en esto recordamos con reverencia 1998 y, sobre todo, 2004. Nuestro proceso de maduración como jugadores a golpe de barra metálica.  La industria estaba en plena adolescencia. Ya no gateaba; pero tampoco se tomaba aún demasiado en serio a si misma. Llegó Valve , nos dio la pastilla roja, y ya no hubo marcha atrás.  Qué difícil ser Valve. Qué complicado ha de ser tener una de las propiedades intelectuales más celebradas de la historia del medio y no obstante mantenerse firme durante años y años. Contemporizar su propia trascendencia, su papel casi mesiánico como obra fundacional. Que difícil vencer la tentación de convertir Half Life en comida rápida. Y sin

El abismo nos devuelve la mirada

Ahora que ha pasado un tiempo prudencial tal vez sea el momento de dedicar unas líneas a The Last of Us Part II . El hype es muy mal compañero de viaje, y muchas veces tendemos a sobre-reaccionar cuando tenemos una idea muy clara de como deberían ser las cosas. Nos decimos a nosotros mismos que somos un público informado; pero la verdad es que nos estamos volviendo un poquito gilipollas. Hemos perdido de vista que un autor es dueño de su obra, y puede plasmar en ella lo que quiera. No voy a entrar a valorar la polémica sobre la orientación sexual de los personajes, estamos en 2020 por si alguien no se ha enterado; pero sí quiero avisar de que el texto a continuación contiene spoilers , así que leedlo con responsabilidad. De todos modos, si a estas alturas no has completado el juego supongo que tampoco te interesaba mucho. The last of Us Part II es un juego complicado. No por que sea mecánicamente desafiante. Es complicado porque es difícil de digerir. Es una obra de autor, toma decisio

La magia del SSD o cómo la mística vende consolas

2020 es año de nuevas consolas. Si la pandemia global no lo impide, antes de Navidad deberíamos asistir al lanzamiento de Xbox Series X y PlayStation 5 . Nintendo como siempre sigue su propio camino, y no seré yo quien discuta la estrategia de la compañía nipona. La historia nos ha enseñado que su camino suele ser acertado. Pero estábamos hablando de los lanzamientos del año, y como siempre sucede, los medios especializados y los canales de discusión habituales se llenan de encendidos debates acerca de las bondades de tal o cual plataforma. Nada nuevo bajo el sol. Han cambiado tal vez los canales en sí. Ahora hay mucho más Twitter y mucho menos foro de lo que a mi particularmente me gustaría; pero como escuché una vez, con estos bueyes hay que arar.  También han cambiado los indicadores. Desde hace un tiempo utilizamos los FLOPS -FLoating point Operations Per Second en inglés u operaciones en coma flotante por segundo en castellano- un término que me hace bastante gracia y qu