Ir al contenido principal

[Re-Post] Con parche en el ojo

Uno de los temas más recurrentes en la red desde que esta se creó, y con el permiso del sexo, es sin duda la piratería.

Internet es uno de los inventos más influyentes en la historia de la humanidad. Ofrece posibilidades ilimitadas de comunicación e intercambio. Y estas posibilidades son las responsables de una lucha encarnizada entre varios intereses, tanto de usuarios como comerciales.

Nadie está en posesión de la verdad absoluta, pero queda claro que obviando a la SGAE o internautas que sólo ven Internet como una gran barra libre, tenemos dos posturas diferenciadas. Las empresas que quieren ganar dinero y los consumidores que quieren ahorrárselo.

Lo cierto es que el problema no es tan sencillo como parece, y tal vez haya que cambiar los modelos de distribución de contenidos a los que estamos acostumbrados.

Llevo muchos años poniéndome malo al ver usuarios intentando crackear software de 20 euros para su PDA. El software, la música, las películas etc. No son bienes tangibles. No es como comprar una puerta; pero ¿Por qué la gente asocia a este hecho que no sea necesario pagar por ellos?

Un antiguo compañero de trabajo, argumentaba que si yo entro en una tienda de puertas y robo una, privo a su dueño del bien (la puerta); sin embargo en el caso del software, o los contenidos multimedia, al descargarlos tan sólo añado uno a la lista de los propietarios. Eso tal vez sirva en un bonito mundo de amor y amistad; pero en la vida real los autores, productores y desarrolladores deben ser remunerados por su trabajo.

Si un estudio se gasta X millones de euros en producir un juego, y todos los jugadores que lo disfrutan lo hacen sin pagar, ¿Cuándo recupera la inversión este estudio? ¿Cómo paga a sus trabajadores? ¿Acaso son ONGs? Algunos dirán “pero es que no puedo pagar eso precios” … coño, yo tampoco me puedo permitir un Audi, y por eso compraré un SEAT.

No estamos hablando de productos de primera necesidad señores, Si alguien no puede pagar un programa, pues que no lo use.

Ahora bien. Es cierto que hay cosas (sobre todo en cuanto a contenidos de audio y video) cuyos precios no están justificados, y el caso es que cierto animal de carga ha hecho posible que SI se pueda conseguir un contenido sin pagarlo. Además, los tiempos han cambiado mucho, y no es de recibo que existiendo los medios de distribución que existen hoy día, las empresas pretendan vendernos la moto de que no se pueden bajar los precios…

Tal vez, como decía un poco más arriba, haya llegado el momento de cambiar los modelos de distribución, y eso no implica anular la presunción de inocencia con un canon absurdo, eso implica que tal vez lo que ha sido bueno durante muchos años haya llegado a su fecha de caducidad. Tal vez sobran intermediarios.

Si tuviera las respuestas sería rico; pero sin duda se hace necesario un cambio de mentalidad. No sólo en las empresas, sino también en los usuarios.

Este artículo fue escrito por mi el 01/09/2006. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 25 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fate of Atlantis, la mayor aventura de nuestra vida

Existe bastante consenso respecto a que las aventuras gráficas que Lucasarts lanzó al mercado entre finales de los 80 y principios de los 90 son las mejores del género. La verdad es que el talento creativo que se reunió en aquella época fue un auténtico espectáculo.  Nombres como Dave Grossman , Tim Schafer y, sobre todo, Ron Gilbert marcaron la industria con títulos inolvidables. A todos nos vienen a la cabeza sin pensarlo mucho los  Maniac Mansion , The Secret of Monkey Island 1 y 2 o Day of the Tentacle . Sin embargo, y aunque adoro los juegos arriba citados, hay otro que en mi opinión se sitúa por encima de estos y constituye la referencia absoluta del género. Me estoy refiriendo por supuesto a Indiana Jones and the Fate of Atlantis . Hal Barwood y Noah Falstein se sacaron de la manga un guión de película -bastante mejor de hecho que el de la última entrega de la franquicia- y clavaron una aventura ambiciosa que brilla con luz propia en todos sus apartados.

No usarás el nombre Half Life en vano

Acaba el año 2020 , y podemos decir sin temor a equivocarnos que lo recordaremos siempre. Sin embargo, hoy quiero hablar de algo positivo. De como en este 2020 llegamos a tocar techo. Hoy, por fin, vamos a hablar del mejor juego de este año, y posiblemente de su generación. Half Life son palabras mayores. Los que llevamos unos años en esto recordamos con reverencia 1998 y, sobre todo, 2004. Nuestro proceso de maduración como jugadores a golpe de barra metálica.  La industria estaba en plena adolescencia. Ya no gateaba; pero tampoco se tomaba aún demasiado en serio a si misma. Llegó Valve , nos dio la pastilla roja, y ya no hubo marcha atrás.  Qué difícil ser Valve. Qué complicado ha de ser tener una de las propiedades intelectuales más celebradas de la historia del medio y no obstante mantenerse firme durante años y años. Contemporizar su propia trascendencia, su papel casi mesiánico como obra fundacional. Que difícil vencer la tentación de convertir Half Life en comida rápida. Y sin

[Re-Post] Killer Apps

Cuando los teléfonos móviles hicieron acto de presencia, muchos los vieron (de acuerdo, vimos) como el no va más del snobismo. Unos aparatos que sólo resultaban de utilidad a aquellos a los que hacían ganar dinero, ejecutivos, hombres de negocios etc. Con el tiempo alguien se dio cuenta que estos aparatos podían llegar al gran público, y que tan sólo hacía falta descubrir la funcionalidad estrella, esa que haría que millones de personas creyeran necesitar un terminal. Esa funcionalidad no fue llamar por teléfono (aunque resulte paradójico), sino los servicios de mensajería corta. Este servicio hizo que el teléfono móvil explotara como dispositivo de uso masivo. SMS fue sin duda la Killer App (aplicación definitiva en una traducción con muchas licencias) de la telefonía móvil. ¿A qué viene esto? A menudo tengo la sensación, respaldada por mi realidad cotidiana, de que los Pocket PCs (PDAs en general) aún no han encontrado ese “Killer App”. Si prestamos atención a nu