Skip to main content

[Re-Post] Con parche en el ojo

Uno de los temas más recurrentes en la red desde que esta se creó, y con el permiso del sexo, es sin duda la piratería.

Internet es uno de los inventos más influyentes en la historia de la humanidad. Ofrece posibilidades ilimitadas de comunicación e intercambio. Y estas posibilidades son las responsables de una lucha encarnizada entre varios intereses, tanto de usuarios como comerciales.

Nadie está en posesión de la verdad absoluta, pero queda claro que obviando a la SGAE o internautas que sólo ven Internet como una gran barra libre, tenemos dos posturas diferenciadas. Las empresas que quieren ganar dinero y los consumidores que quieren ahorrárselo.

Lo cierto es que el problema no es tan sencillo como parece, y tal vez haya que cambiar los modelos de distribución de contenidos a los que estamos acostumbrados.

Llevo muchos años poniéndome malo al ver usuarios intentando crackear software de 20 euros para su PDA. El software, la música, las películas etc. No son bienes tangibles. No es como comprar una puerta; pero ¿Por qué la gente asocia a este hecho que no sea necesario pagar por ellos?

Un antiguo compañero de trabajo, argumentaba que si yo entro en una tienda de puertas y robo una, privo a su dueño del bien (la puerta); sin embargo en el caso del software, o los contenidos multimedia, al descargarlos tan sólo añado uno a la lista de los propietarios. Eso tal vez sirva en un bonito mundo de amor y amistad; pero en la vida real los autores, productores y desarrolladores deben ser remunerados por su trabajo.

Si un estudio se gasta X millones de euros en producir un juego, y todos los jugadores que lo disfrutan lo hacen sin pagar, ¿Cuándo recupera la inversión este estudio? ¿Cómo paga a sus trabajadores? ¿Acaso son ONGs? Algunos dirán “pero es que no puedo pagar eso precios” … coño, yo tampoco me puedo permitir un Audi, y por eso compraré un SEAT.

No estamos hablando de productos de primera necesidad señores, Si alguien no puede pagar un programa, pues que no lo use.

Ahora bien. Es cierto que hay cosas (sobre todo en cuanto a contenidos de audio y video) cuyos precios no están justificados, y el caso es que cierto animal de carga ha hecho posible que SI se pueda conseguir un contenido sin pagarlo. Además, los tiempos han cambiado mucho, y no es de recibo que existiendo los medios de distribución que existen hoy día, las empresas pretendan vendernos la moto de que no se pueden bajar los precios…

Tal vez, como decía un poco más arriba, haya llegado el momento de cambiar los modelos de distribución, y eso no implica anular la presunción de inocencia con un canon absurdo, eso implica que tal vez lo que ha sido bueno durante muchos años haya llegado a su fecha de caducidad. Tal vez sobran intermediarios.

Si tuviera las respuestas sería rico; pero sin duda se hace necesario un cambio de mentalidad. No sólo en las empresas, sino también en los usuarios.

Este artículo fue escrito por mi el 01/09/2006. Se publicó como editorial en TodoPocketPC. Yo tenía 25 años.

Comments

Popular posts from this blog

Y fuimos a Ravenholm

Es difícil hablar de Half-Life 2 sin repetirse una y otra vez. Resulta complicado comentar las obras maestras. Sin embargo, tras el reciente lanzamiento de Half-Life Alyx y el impacto casi meteórico que ha producido en el sector VR, creo que es bueno echar la vista atrás.
Echar la vista atrás para mí es en este caso remontarse a 2004. Alguno se sorprenderá. Está claro que Half-Life fue el precursor en 1998, sentó esa base narrativa sin narrarnos nada, acostumbró al jugador a fijarse en todos los detalles, y marcó un camino a seguir en términos de ritmo. Fue Half-Life 2 sin embargo, unos 6 años después, el título que para mí lo cambió todo.



Era una época que recuerdo con mucho cariño. Yo estaba acabando la universidad. En lo que respecta al sector videojuegos, estábamos empezando a descubrir la escena competitiva que ahora se conoce como eSports. John Carmack aún partía la pana en ID Software y prometía deslumbrarnos con DOOM 3. Un estudio llamado Crytek, desconocido por aquel entonces, …

La magia del SSD o cómo la mística vende consolas

2020 es año de nuevas consolas. Si la pandemia global no lo impide, antes de Navidad deberíamos asistir al lanzamiento de Xbox Series X y PlayStation 5. Nintendo como siempre sigue su propio camino, y no seré yo quien discuta la estrategia de la compañía nipona. La historia nos ha enseñado que su camino suele ser acertado.
Pero estábamos hablando de los lanzamientos del año, y como siempre sucede, los medios especializados y los canales de discusión habituales se llenan de encendidos debates acerca de las bondades de tal o cual plataforma. Nada nuevo bajo el sol. Han cambiado tal vez los canales en sí. Ahora hay mucho más Twitter y mucho menos foro de lo que a mi particularmente me gustaría; pero como escuché una vez, con estos bueyes hay que arar. 
También han cambiado los indicadores. Desde hace un tiempo utilizamos los FLOPS -FLoating point Operations Per Second en inglés u operaciones en coma flotante por segundo en castellano- un término que me hace bastante gracia y que creo aport…

20 años solos en la oscuridad. Tributo a Alone in the Dark

Recuerdo perfectamente la primera vez que oí hablar de Alone in the Dark. Fue en las páginas de una revista hace años desaparecida llamada OK PC.

Me impresionaron sus gráficos poligonales, sus diferentes cámaras, los monstruos... pero sobre todo la imagen de Edward Carnby, el protagonista, recorriendo a pie el camino de entrada a la mansión Derceto. Aquella escena, absolutamente atrayente, evocadora del mayor de los misterios, me cautivó. La tengo grabada en la retina como una de las más influyentes en mis 25 años como jugador.
En este 2012 se cumplen 20 años del lanzamiento de Alone in the Dark, y he pensado que un título tan importante en la corta historia de nuestra afición se merecía un pequeño post a modo de tributo.


Historia

Jeremy Hartwood, conocido y reputado pintor, se suicida ahorcándose en el desván de su vieja casa. Los que lo conocían aseguran que pasaba por muy malos momentos, y hay quien afirma que se estaba volviendo loco. Sus últimos cuadros mostraban paisajes aberrantes,…