Skip to main content

Escribir en tiempos de Twitter

Escribir es un ejercicio de higiene mental. Terapéutico. Las ideas, desordenadas en la cabeza, se hilvanan y relacionan entre sí, para finalmente expresarse de forma limpia y clara.

Cuando uno relee lo escrito, muchas veces ve que lo que en su cabeza tenía sentido, sobre el papel es algo desestructurado e ininteligible. Otras veces sencillamente nos damos cuenta de que hemos escrito una parida de impresión. Esto nos permite volver a dar forma a nuestros pensamientos, replantearnos cosas, y en definitiva reflexionar. Al final, si hemos conseguido escribir algo con un mínimo de coherencia, será el resultado de un proceso de maduración personal, lo que a la postre es también una muestra de respeto ante aquellos que van a leernos.


La vida me ha llevado por derroteros técnicos; pero siempre me gustó escribir. Cuando de niños en clase de Lengua Castellana nos mandaban hacer una redacción, -La madre Dionisia era una jueza implacable- mis compañeros resoplaban y escribían de mala gana, mientras yo me explayaba y rellenaba 2 folios.

Más adelante, cuando Internet se popularizó y se convirtió en una herramienta de uso común, una de las aplicaciones que más me fascinó fue poder leer las opiniones de cientos de personas que no había visto en la vida, al tiempo que yo compartía también las mías. 

Recuerdo mi primer contacto con los foros de opinión. Aquellas salas llenas de personas estimulantes -había charlatanes pero también auténticos gurús-  vibraban con el contenido que se generaba a un ritmo vertiginoso. Los debates eran encendidos; pero se leían exposiciones elaboradas, réplicas y contra réplicas con las que el público era capaz de formarse opiniones sólidas sobre temas a veces realmente complejos.

Desde finales de los 90 hasta alrededor de 2010 mi vida virtual fueron los foros.

En varios de ellos simplemente leía, en algunos compartía esporádicamente mi opinión; pero en otros dedicaba horas a detallar puntos de vista en textos largos y elaborados. Estos textos eran, como indicaba al principio, resultado de un proceso. Cuántas veces, tras un buen rato escribiendo, he terminado borrandolo todo para dejar que alguien más capaz tomara el testigo.

Por supuesto, como sucede en todos los ámbitos de la vida, en ocasiones se colaba algún imbécil que trataba de desestabilizar y ofuscar al personal; pero se les calaba rápido, y el propio sistema de meritocracia los engullía. Cosas de la vida, la democracia jamás funcionó en un foro.

Desafortunadamente para mí, pronto llegaron las redes sociales. Primero Facebook, la cosa empezaba ya a dar pereza, y finalmente Twitter, donde la cosa se jodió tal vez irremediablemente.

Con las redes sociales, sobre todo con Twitter, la redacción pasó a un segundo plano. Se acabaron los textos elaborados. Se acabó el proceso reflexivo de maduración de las ideas. Y claro, con ello también se acabó el debate constructivo y coherente.

Poco a poco vimos como el paisaje mudaba. Pasamos en poco tiempo de hilos de discusión que daba gusto leer y rebatir a cadenas infames de exabruptos inconexos, donde en el mejor de los casos el firmante sencillamente no había tenido espacio para desarrollar su punto de vista, y en el peor ese punto de vista había sido escupido de mala manera sin mediar reflexión alguna en 20 segundos y con el teclado de un móvil.

Si la madre Dionisia levantara la cabeza, la pobre mujer se llevaría un disgusto. Vería con pesar como la tecnología nos ha vuelto idiotas. La instantaneidad en el acceso a la información nos ha hecho irreflexivos, ya no existe esa parte de cocción que era tan importante. Ya no tenemos tiempo. Que gran paradoja.

Es curioso como algo que nació para eliminar barreras y acercar a las personas está consiguiendo alejarnos cada vez más. Como con cada tweet perdemos humanidad y nuestro discurso se diluye.

Echo de menos los foros. Escribir en un espacio como este tiene sus ventajas, por supuesto; pero se siente falso en cierta medida. Carente de alma. No hay un contrapunto, no hay una réplica elaborada de esa persona que admiro o de ese gilipollas al que no soporto.

Internet nació para liberarnos; pero nos tiene atados tan corto que ya casi no somos conscientes de ello. Yo intentaré seguir escribiendo. Forzándome a poner en orden mis ideas y a tratar de desarrollar un discurso elaborado. Tal vez luego no lo lea nadie; tampoco es que importe, seguramente nunca importó. 

Escribir es sobre todo un ejercicio de higiene mental.  



Comments

Popular posts from this blog

La magia del SSD o cómo la mística vende consolas

2020 es año de nuevas consolas. Si la pandemia global no lo impide, antes de Navidad deberíamos asistir al lanzamiento de Xbox Series X y PlayStation 5 . Nintendo como siempre sigue su propio camino, y no seré yo quien discuta la estrategia de la compañía nipona. La historia nos ha enseñado que su camino suele ser acertado. Pero estábamos hablando de los lanzamientos del año, y como siempre sucede, los medios especializados y los canales de discusión habituales se llenan de encendidos debates acerca de las bondades de tal o cual plataforma. Nada nuevo bajo el sol. Han cambiado tal vez los canales en sí. Ahora hay mucho más Twitter y mucho menos foro de lo que a mi particularmente me gustaría; pero como escuché una vez, con estos bueyes hay que arar.  También han cambiado los indicadores. Desde hace un tiempo utilizamos los FLOPS -FLoating point Operations Per Second en inglés u operaciones en coma flotante por segundo en castellano- un término que me hace bastante gracia y qu

Y fuimos a Ravenholm

Es difícil hablar de Half-Life 2 sin repetirse una y otra vez. Resulta complicado comentar las obras maestras. Sin embargo, tras el reciente lanzamiento de Half-Life Alyx y el impacto casi meteórico que ha producido en el sector VR, creo que es bueno echar la vista atrás. Echar la vista atrás para mí es en este caso remontarse a 2004. Alguno se sorprenderá. Está claro que Half-Life fue el precursor en 1998, sentó esa base narrativa sin narrarnos nada, acostumbró al jugador a fijarse en todos los detalles, y marcó un camino a seguir en términos de ritmo. Fue Half-Life 2 sin embargo, unos 6 años después, el título que para mí lo cambió todo. Era una época que recuerdo con mucho cariño. Yo estaba acabando la universidad. En lo que respecta al sector videojuegos, estábamos empezando a descubrir la escena competitiva que ahora se conoce como eSports. John Carmack aún partía la pana en  ID Software y prometía deslumbrarnos con  DOOM 3 . Un estudio llamado  Crytek , descon

20 años solos en la oscuridad. Tributo a Alone in the Dark

Recuerdo perfectamente la primera vez que oí hablar de Alone in the Dark. Fue en las páginas de una revista hace años desaparecida llamada OK PC. Me impresionaron sus gráficos poligonales, sus diferentes cámaras, los monstruos... pero sobre todo la imagen de Edward Carnby, el protagonista, recorriendo a pie el camino de entrada a la mansión Derceto. Aquella escena, absolutamente atrayente, evocadora del mayor de los misterios, me cautivó. La tengo grabada en la retina como una de las más influyentes en mis 25 años como jugador. En este 2012 se cumplen 20 años del lanzamiento de Alone in the Dark, y he pensado que un título tan importante en la corta historia de nuestra afición se merecía un pequeño post a modo de tributo. Historia Jeremy Hartwood, conocido y reputado pintor, se suicida ahorcándose en el desván de su vieja casa. Los que lo conocían aseguran que pasaba por muy malos momentos, y hay quien afirma que se estaba volviendo loco. Sus últimos cuadros mostraban p